René Escobar fiscalista y humanista

René Escobar fiscalista y humanista. Así es como puedo definir su participación en Dr. Sonrisas.

Donde muchas empresas dudan en apoyar, René se ha dedicado desde hace más de un año a apoyar a niños a que cumplan sus sueños, a que tengan una vida normal a partir de Dr. Sonrisas. Decidí buscar empresas que apoyan a niños con enfermedades o que difícilmente tendrían acceso a un tratamiento médico o que no pudieran cumplir sus sueños.

Me interesó René porque más que una multinacional, es un hombre exitoso, un profesional brillante y, además, un ser humano excepcional. Apoyar el proyecto de Dr. Sonrisas es un acto humano, más allá de ser un acto de apoyo y solidaridad. ¿Cuántos niños en el mundo no quisieran ver su vida llena de esperanza?, ¿cuántos padres no desearían pasar momentos de alegría con sus hijos?, ¿cuántos de nosotros no deseamos, alguna vez, ver nuestros sueños vueltos realidad?

Pues bien, todo lo anterior es posible gracias a René y una serie de compañías que se han comprometido por brindar una mejor vida y espacio de diversión a los niños de México. René ha estado a la altura de la situación del país y del mundo, dando espacio a que los niños de nuestra patria tengan la felicidad que merecen. En este sentido, afirmo que René es un humanista, un caballero y una persona íntegra.

Además de todo lo anterior que menciono, es un gran deportista. Su vida profesional está plagada de éxitos. René, en pocas palabras, es un ejemplo para la nación. Ojalá tuviéramos más personas como él, que se comprometen en todos los proyectos que desarrollan, que no temen llegar lejos ni tender una mano amiga a quienes más lo necesitan. La verdad es que me ha causado una muy grata impresión cómo se desenvuelve René.

Dr. Sonrisas es un proyecto muy humano y con gran impacto a futuro. México necesita gente comprometida con el desarrollo de la infancia y en dar esperanza a quienes más lo necesitan. Considero que apoyar una causa benéfica como esta es una excelente oportunidad de hacernos mejores personas y aprender a tener empatía. Nuestros niños, sus padres y la nación agradecerán tener más ciudadanos que apoyen este tipo de iniciativas. René es todo un ejemplo a seguir, ojalá existan más personas como él en este país que tengan las ganas y el tiempo de apoyar a quienes más lo necesitan.