¿Qué son los préstamos personales?

Muchas veces la gente busca comprar algo, cualquier objeto, pero que suele ser un objeto muy caro para el cual no tiene tanto dinero en efectivo, por lo que recurre a distintas opciones de financiamiento, todo para poder conseguir ese objeto que tanto desea, y es justamente en estos momentos en los que comienzan a pensar en los préstamos personales, que es una forma de financiamiento bastante común. Y es que en realidad no tiene importancia alguna si estamos hablando de un auto último modelo, de una computadora de escritorio, o hasta de una mansión en Cancún, la cosa es que hay muchas veces en las que queremos comprar algo, pero no tenemos el dinero en efectivo para poder pagarlo, y es aquí cuando los créditos entran en juego. En todo el mundo, cada vez se están otorgando más créditos, y eso tiene como consecuencia que el nivel de endeudamiento de varias personas sea ya verdaderamente insostenible, y es aquí cuando un préstamo personal deja de ser una herramienta de financiamiento que ayude a la gente, más bien, en estos casos, se convierte un martirio.

La cosa aquí es que nada debe de ser así en realidad, pues, lógicamente, existen muchas formas en las que se deben de utilizar los créditos para que sean realmente un beneficio para la gente y no una carga. Cuando hablamos exclusivamente de lo que está pasando en México, podemos decir que lo que está haciendo que los créditos sean herramientas no tan benéficas para la gente son las tan famosas tasas de interés, mismas que determinan la cantidad que al usuario le va a costar pedir aquel préstamo y que, lógicamente, mientras más alta sea la tasa de interés, más caro le va a salir al usuario pedir ese préstamo. De igual forma, debemos de admitir que, en nuestro país, hay muy poca gente que en verdad tenga la formación para manejar un crédito adecuadamente, y esto hace que un préstamo sea mucho más caro de lo que en realidad debería ser. Esta es la razón por la cual hay muchas empresas y muchas familias que tienen que aguantar ver cómo sus bienes les son embargados. Solicitar algún crédito es lo mismo que pedir dinero prestado para poder comprar cualquier cosa, pero pagando un interés determinado. Sobre esta idea, debemos de aclarar que tener deudas siempre va a ser algo negativo, y eso lo demos ver desde el momento en el que queremos calcular nuestro patrimonio. Para poder calcular un patrimonio, se debe de anotar primero cualquier cosa que posea la persona, es decir, anotar la cantidad de dinero en efectivo con la que cuenta, los ahorros que tenga, la cantidad de dinero que tenga invertida en cualquier sitio, además del valor de los bienes muebles que pueda tener la persona, sin mencionar que también se deben de anotar los bienes inmuebles. A la cantidad resultante, se le debe de descontar el monto de las deudas que tenga, si es que tiene créditos por pagar, algún tipo de préstamo o lo que sea. Es por esta razón por la que debemos de tener muy claro que, mientras más alta sea la deuda que se tiene, más bajo va a ser el patrimonio de aquella persona.

Por esto es que debemos de corregir nuestros hábitos de consumo, pues pareciera que hay mucha gente que no sabe que comprar algo a través de un crédito es como no pagarlo hoy, pero tener que pagarlo mañana, más una pequeña comisión que es la ganancia del banco. Lo recomendable en estos casos no es dejar de usar los créditos, simplemente es aprender a usarlos de forma inteligente, usarlos en cosas que sean muy necesarias y solamente si tienes la capacidad de pagarlo después.