¿Qué es la Fundación EB de René Escobar?

Desde hace años, los deseos de René Escobar por tender una mano a la sociedad se han visto reflejados en sus diversas labores de beneficencia.

Antes de ser un empresario exitoso, René fue también un deportista de alto rendimiento, dedicado a maratones y triatlones, principalmente; con un fuerte entrenamiento y un alto nivel de autoexigencia, siempre consiguió los mejores lugares en las competencias. Pero hoy en día se dedica a su empresa, la que ha dado frutos y ha logrado posicionar entre las más importantes de su ramo.

Aunque ya no puede dedicarse al deporte como antes, ha puesto ese ímpetu aprendido en sus años de atleta en otras áreas de su vida. René es un apasionado de dar todo y aún más. Es por eso que en los últimos años se ha dedicado a devolver al mundo un poco de todo lo que ha recibido, traducido en diversas acciones de beneficencia, de las que se han visto favorecidas organizaciones como Dr. Sonrisas, una institución dedicada a ayudar a los niños y jóvenes con enfermedades crónicas o terminales. Desde una simple aportación la organización de eventos, René encuentra satisfacción en servir a la comunidad sin que ésta deba regresarle algo a cambio.

La Fundación EB de René Escobar

Sus años de aprendizaje y como deportista, le mostraron una cara del atletismo con la que no muchos están familiarizados, y es que durante el tiempo que dedicaba prácticamente de lleno al deporte, René se topó con una realidad que afecta a miles de deportistas mexicanos, y es que en la actualidad no existen los medios ni las facilidades necesarias para que los talentos del deporte puedan realizar una carrera.

Consternado por este hecho, y resentido profundamente por su experiencia personal, es que René decide crear la Fundación EB para atletas mexicanos. El organismo pretende apoyar a los jóvenes talentos nacionales que tengan un don especial para el deporte, para que no tengan que lidiar por conseguir los recursos para lograr sus sueños, y al mismo tiempo no deban abandonar sus estudios.

La fundación ya dio sus primeros frutos, y ahora apoya al pequeño gran talento del motocross Alessandro Carminati, hijo de la leyenda Maurizio Carminati, que desde los cuatro años se posiciona como uno de los mejores en su categoría. Orgullosamente, la fundación ahora es parte fundamental en el financiamiento de su carrera como corredor de motos, con la condición de que no descuide sus estudios. Con la ayuda, el pequeño de 9 años de edad, ya ganó el primer lugar en la Competencia Nacional de Motocross, llevada a cabo en Mazatlán,  Sinaloa.

Este es sólo el primero de muchos casos que la Fundación Eb pretende apoyar. A pesar de ser una iniciativa privada, el organismo está abierto a la ayuda externa. Con esta decisión, René espera poder abrir el camino para cientos de atletas mexicanos.