Los hoteles en Monterrey te esperan, conoce las personalidades de la zona

Hace no mucho hice una pequeña visita al estado de Nuevo León, y tuve una estancia realmente placentera en uno de los hoteles de Monterrey en donde me trataron muy bien. Durante esta estancia, tuve la oportunidad de conocer un poco sobre la historia de la ciudad, pues me llamó poderosamente la atención como es que esta ciudad llegó a ser tan importante como lo es en la actualidad.

Durante mi estancia en el hotel Fiesta Americana, pregunté a algunos empleados del lugar para que me dijeran algunas de las personas más influyentes que habían vivido en esta zona, pues pensé que eso me podría ayudar un poco a entender las razones de la relevancia que tiene esta ciudad.

De las personas más importantes que hay en la ciudad, me dijeron que la que la mayoría de las personas pondría en número uno es a un tal Eugenio Garza Sada, que es el nombre también de una de las avenidas principales que tiene este lugar.

La historia nos cuenta que don Eugenio Garza Sada tuvo la buena suerte de haber sido hijo de la personas que fundó la Cervecería Cuauhtémoc, misma que sigue viva hasta el presente. Como era de esperarse, desempeñó distintos cargos en esta empresa familiar, pero lo que lo hizo ser realmente famoso fue el haber fundado una de las mejores escuelas que tiene México, y también todo el continente americano, el altamente prestigioso Tecnológico de Monterrey. Cabe destacar que justamente una de las calles que atraviesa el Tec de Monterrey lleva el nombre de su fundador.

En los tiempos en los que se estaba dando la Revolución Mexicana, don Eugenio Garza Sada y su familia tuvieron que abandonar el país, obviamente debido a todas estas trifulcas, lo que ayudó para el futuro de este joven visionario, pues gracias a esto tuvo que realizar sus estudios universitarios en Estados Unidos. Posteriormente, ya que las aguas revolucionarias se habían calmado, volvió al país junto con toda su familia, trabajando en la cervecería. Eugenio Garza inició dentro de la empresa únicamente como un asistente en el departamento de ventas, pero gracias a la enorme visión y capacidad que tenía fue creciendo lentamente hasta convertirse en una parte importante del Consejo de Administración de esta empresa.

Eugenio Garza y toda su familia comenzaron a crecer de una forma impresionante, económicamente hablando, pues a pesar de que nunca tuvieron carencias económicas, su patrimonio se fue aumentando de forma desproporcionada. Llegó un momento, justamente cuando iba iniciando la década de los 70s, cuando toda la familia tenía más de 30 mil empleados distribuidos en 90 diferentes empresas.

Aunque sea algo difícil de creer, la labor de empresario de Eugenio Garza Sada no es lo que lo hizo ser tan famoso entre la gente, aunque hay que admitir que sí ayudó demasiado. Algo que caracterizaba a este hombre era que aparte de ser verdaderamente exitoso, era una muy buena persona y siempre se preocupaba por encontrar la forma de ayudar a todos sus semejantes, sin importar de quienes se tratara.

A mediados de la década de los 30s, Eugenio Garza se juntó con distintas personas para crear una fundación que se dedicara a apoyar a toda la gente que no contara con muchos recursos, esta fundación se llamó “Club Sembradores de Amistad”. Aparte de esto, Eugenio Garza también fue un reconocido benefactor del Hospicio Ortigosa, además de que fue una de las razones principales por las que se logró construir la Cruz Roja en la ciudad de Monterrey, al igual que brindó de su apoyo para la generación del cuerpo de Bomberos y distintas otras organizaciones de apoyo para la gente.

Alfonso Reyes Ochoa, conocido simplemente como Alfonso Reyes fue otra persona de gran importancia para todo México que nació en Monterrey. Alfonso Reyes fue parte de una familia muy extensa de hermanos y estudió en sus primeros años en Monterrey, pero se graduó como abogado ya en la capital del país. En 1909, fundó el Ateneo de la Juventud junto con algunas otras personas, que era un lugar en el que se reunían simplemente para admirar un poco el trabajo histórico de la antigua Grecia. Como escritor, Alfonso Reyes declaró en múltiples ocasiones que no la había pasado nada fácil, más que nada en los tiempos en los que se llevaba a cabo la Revolución, pues no tenía más remedio que encerrarse en un cuarto para escribir con una pistola cargada siempre a la mano en caso de que tuviera que luchar por su vida, ya que su familia tenía una relación de amistad cercana con mucha gente en el Porfiriato. Tan bueno era Alfonso Reyes como escritor, que fue reconocido como “el mejor prosista” que habían tenido los países de habla hispana en todo el siglo pasado, eso es lo que decía José Luis Borges.

Naturalmente, existen más personas importantes que han vivido en Monterrey, pero estas son algunas de las más famosas que me lograron comentar en esos momentos, claro, junto al también famoso Blue Demon.