Las tarjetas de crédito y sus repercusiones en las finanzas personales

Dentro de las finanzas personales, una de las cosas que más debemos considerar son las tarjetas de crédito. La forma en que se utilizan y en que no, así como los pagos que hacemos y lo que debemos esperar de utilizarlas, son cosas que debemos saber antes de contratarlas. Hacer esto puede prevenirnos de encontrarnos con sorpresas inesperadas antes de que sucedan, para que también sepamos cómo enfrentarnos a esas situaciones. Aquí te doy unas ideas.

  1. ¿Sabías de la existencia del periodo de gracia? Si no habías escuchado nunca ese término, probablemente tus intereses empiecen a cargarse desde que realizaste una compra cualquiera. En la actualidad, no es raro encontrar este tipo de situaciones, pues lo que antes se consideraba como un plazo para hacer el pago de la deuda sin cargar intereses, ya casi no se ve en la actualidad. Verifica si tienes o no esta opción dentro de tu contrato, pues si no lo haces, te pueden encajar una tarjeta que posea pocas ventajas, pero sí muchas facturas que tengas que pagar y de las que no te puedas deshacer con rapidez.
  2. Las tasas fijas también pueden cambiar, por si creías lo contrario. Generalmente, una tasa fija nos parece algo que puede pasar siglos sin que pueda cambiar, pero la realidad es que los bancos deciden cuáles serán las tasas y cuándo van a cambiar. En el caso de las tarjetas de crédito de tasa fija, las empresas deben otorgar un plazo de 15 días para que los usuarios se enteren, antes de hacer el cambio, pero fuera de eso no tienen ninguna dificultad.

A nadie le gusta recibir publicidad, y mucho menos de los bancos. Sin embargo, la envoltura de la publicidad suele ser muy parecida a la que utilizan cuando te mandan tus notificaciones del cambio de la tasa de interés. Si eres de los que tiran esos sobres, te recomendaría que lo dejaras de hacer ya.

  1. Hay personas que consideran que atrasarse en el pago de una tarjeta de crédito no tiene tanta gravedad, pues saben que la ley mexicana ha establecido un límite para los cargos que hacen los atrasos en este tipo de préstamos. Sin embargo, no es así para cuando te quieren aumentar la tasa de interés, que es otra de las sanciones que se derivan del atraso de la deuda que tienes. Puede que la multa sea pequeña, ya que es algo establecido a nivel nacional, pero lo que tendrás que pagar de intereses, de lo que queda de tu deuda y lo que compres posteriormente, será tan caro que te querrás salir inmediatamente del banco. Lo que yo te podría decir es que siempre lleves al día tus cuentas, para evitar que sucedan este tipo de desgracias dentro de tu crédito personal.

Las tarjetas de crédito parecen estar unidas entre sí, pues no hay nada que sea más desastroso para nuestra economía que retrasarse en el pago de una, ya que eso afectará la tasa de interés que nos estén cobrando en las otras, incrementándola a pesar de que no nos hayamos atrasado en ellas.

  1. Los cheques de banco también son otra trampa, especialmente cuando los quieres utilizar para pagar deudas que no son de esa tarjeta de crédito. Si no los cobras en efectivo, no te recomiendo que los lleves, pues sólo tendrás pérdidas.

Hay personas que no están hechas para las tarjetas de crédito. Si crees que eres suficientemente responsable para enfrentarte con todas estas circunstancias que pueden salir de la nada, te recomiendo que las aproveches, pero siempre con medida, pues un poco más de la cuenta de gastos, nos puede traer muchos problemas.