Las memorias existentes en los hoteles en Cancún

Hace algunos meses tuve la oportunidad de hospedarme en uno de los hoteles en Cancún y me quedé completamente impresionado. El estado de Quintana Roo es bastante impresionante, y posee unos paisajes que son dignos de contemplar durante horas. Las bellezas que posee son tantas que es uno de los sitios favoritos en el mundo para pasar el verano, especialmente en Cancún, donde las playas son de un color esmeralda imposible y la arena blanca es excelente para broncearte sin sentir ninguna molestia cuando te recuestas en ella. Ahora bien, puede que sea difícil de creer, pero no tiene mucho tiempo de esta realidad, pues antes no era así.

En tan sólo 50 años Cancún logró dar la vuelta completamente a la imagen que tenían las personas de ese lugar, porque ni a ciudad llegaba. Cuando leí la historia que les contaré a continuación quedé sumamente impactado. Es más, me parecía imposible adivinar a Cancún como una isla donde los montículos de arena llegaban con trabajo a los veinte metros de longitud. Sin embargo, así era como estaban.

En la década que comenzaba en 1960, Cancún seguía siendo un lugar en el que nadie ponía un pie. No sólo porque no había nada que ver, sino por el peligro que representaban sus múltiples pantanos y las junglas cerradas e intransitables. Incluso, su nombre significa algo así, según el idioma maya, que lo interpreta como “nido de serpientes”. No obstante, la escritura era algo confuso, que ni siquiera las primeras agencias de viaje que comenzaron a incluir Cancún como un destino, sabían cómo escribir. Algunos lo ponían como Kankun, otros como Can cún, y otros como Kan Kun. Finalmente, quedó como está establecido actualmente.

El Cambio de Imagen

Pero no se trata de discutir cómo era o no llamado Cancún. Se trata de la transformación radical que lo convirtió de isla pantanosa a paraíso caribeño. El proyecto que hizo que esto fuera posible se creó en 1969, pero se puso a la obra en 1970. Los primeros en llegar a Cancún para trabajar el cambio tenían que ingeniárselas para elaborar un plan de desarrollo en el que transformarían la ciudad, para construir una carretera que pudiera unir la pequeña islita con el Puerto Juárez, además de hacer funcionar algún espacio como sitio de aterrizaje y despegue de aviones, aunque fuera de manera provisional. Sin embargo, todo eso parecía imposible de lograr en ese lugar inhóspito.

Pero sin pensar demasiado en ello, se pusieron a planear lo que se convertiría en el primer destino en México. La primera área que se diseñaría estaría dedicada exclusivamente al turismo, de forma que ninguna casa u hogar se pudiera establecer ahí e interrumpir la vida que llevarían los turistas en el lugar. Si bien, habría que edificar algunas plazas comerciales y otro tipo de entretenimientos que sirvieran como imanes para el turismo.

La parte descrita anteriormente se ubicaría en el sur de la ciudad. Sin embargo, en el norte, estaría establecida la parte donde se construirían las casas, las escuelas y los hospitales, junto con todo aquello que pudiera hacer evocaciones a la vida cotidiana. Lo que se quería era una ciudad íntegra donde se pudiera encontrar el esplendor paradisiaco, pero también donde las personas pudieran vivir tranquilamente. Sin embargo, la mayor parte estaba dedicado al mundo de los viajes.

Por ejemplo, el aeropuerto internacional estuvo localizado en un lugar donde las personas podrían entrar y salir fácilmente de la ciudad, pensando en que los transportes terrestres pasaran cerca para llevarlos a las diferentes poblaciones aledañas a la ciudad principal.

Puede que descrito aquí suene sencillo. Pero en realidad no lo es. Aparte de esto, todas las cuadras de la parte turística del puerto estarían elaboradas a partir de un diseño de avenidas de circulación rápida, con muchos carriles, y que se encontraran unas con otras. De hecho, la primera en ser construida fue la avenida Tulum, donde se encuentra ubicado hasta la actualidad el ayuntamiento de Cancún. Posteriormente, se comenzó con el resto de la construcción de las avenidas.

Pero para construir los edificios fue un espectáculo completamente diferente. En primer lugar, instaurar un sistema de abastecimiento de drenaje, agua potable y electricidad sería necesario antes de arrancar cualquier construcción. Sin embargo, se preguntaban demasiado sobre la dificultad del proyecto, con el fin de proyectar a futuro la ciudad que deseaban.

Luego de esto, fue necesario conseguir una cantidad increíble (42 hectáreas) de tierra, con el fin de proporcionar lo que era necesario para los campos de golf lujosos, la pista de aterrizaje del aeropuerto internacional y aumentar el tamaño natural de la isla.No hay duda de por qué un hotel de Cancún siempre tiene lo mejor.

De esta manera, en un cambio progresivo, Cancún se volvió uno de los destinos que más nivel de lujo y diversión tienen en toda América Latina. Esto no sólo trae grandes ganancias económicas del país, sino que la posiciona por encima de las ciudades más importantes de Puerto Rico.