Las agencias de viajes: 10 motivos para contratarlas para tu luna de miel

 

Conseguir la luna de miel con agencias de viajes es lo mejor que puedes hacer. Siempre existen dramas durante los viajes que planean los novios en sí, ya que ellos no son expertos en esos temas. Por eso, te quisiera contar los casos más desafortunados que he leído sobre personas que tuvieron malas experiencias en sus lunas de miel.

  1. La primera historia que les contaré es sobre una pareja que quiso ir a la Gran Manzana, pensando que sería sencillo encontrar lo mejor, ya que muchos de sus amigos habían estado ahí. Siguiendo las recomendaciones, comenzaron a planear su viaje y, sin darse cuenta, terminaron reservando en un hostal fuera de la ciudad.
  2. Sin embargo, algo peor sucedió a un par de desafortunados que, por ahorrar un poco en su camarote del crucero, fueron asignados a la habitación que se encuentra debajo de la piscina de niños. Claro que los ruidos no dejaron de llegar en todo el día, y que no pudieron tener ni un momento de calma y privacidad, porque los niños se la pasaban corriendo por el pasillo y gritaban todo el tiempo.
  3. Ahora bien, es probable que en otros tiempos viajaras con tu familia y que pienses que un viaje en crucero es muy sencillo, incluso si se trata de tu luna de miel. Si elegiste la habitación que más te gustaba, seguramente pienses que ya no hay nada que te pueda salir mal, pero no es así. Cuando supe de esta pareja, no pude imaginar qué era lo que les había resultado más. Luego, el agente de viajes de PriceTravel me contó que, cuando acudieron a él, le dijeron que el problema era que no habían considerado los gastos adicionales, pues pensaban que se habían subido a uno que tenía todo incluido. Por ello, pasaron muchas penas intentando pagar todo.
  4. También escuché sobre un par de tórtolos que decidieron irse al Caribe a pasar su luna de miel. Entre los hoteles que encontraron, había uno que parecía ofrecer una tarifa magnífica por una estancia con todo dentro del paquete, por lo que decidieron reservar no una, sino dos semanas en ese hotel. Mucho fue su arrepentimiento cuando llegaron y descubrieron que el colchón era muy viejo, y que la comida que había en el hotel era de pésima calidad.
  5. Otra cosa que escuché es sobre una pareja que, a pesar de reservar un hotel en perfecto estado, no tuvieron la luna de miel que habían estado esperando. Verán, resulta que eligieron una fecha muy abarrotada para su viaje, por lo que su hotel estaba invadido con familias con niños pequeños, lo cual no tenía nada de lo romántico que hubieran esperado.
  6. Pero a pesar de que tengamos todo previsto, de verdad, existen cosas que no podemos saber a menos que hayamos estado ahí, o que nos lo digan en la agencia. Por ejemplo, cuando leí sobre una pareja que decidió quedarse en Jamaica y reservó una cabaña cerca del mar, pero que era muy barata. Las imágenes eran hermosas, y les extrañó un poco el precio, pero decidieron continuar. La playa “cercana” estaba a poco más de 500 metros a pie.
  7. Sin embargo, por si habías pensado irte a las Vegas, te recomiendo que vuelvas a tener en mente la agencia de viajes, ya que no sabes con lo que te puedes encontrar. Una pareja de amigos se fueron para su luna de miel, con un viaje que supuestamente era con todo pagado. Por lo mismo, les pareció muy raro que pidieran una tarjeta de crédito a la llegada. Pero así fue, y de ahí se agarraron para hacer cargos que parecerían una broma, pero que no lo eran.
  8. También tuve la ocasión de conocer a una pareja que me contó cómo fue su luna de miel. Ahora se ríen, pero me imagino que en el momento no debió ser muy divertido. Tomaron un crucero del que siempre anuncian en los comerciales de la televisión. No sé por qué motivo, creyeron que sólo estarían en el mar abierto, un poco alejados de toda la civilización. El caso es que no fue así y cuando se detuvieron durante unos días en Florida, no pudieron ir con el resto de la tripulación, ya que no tenían ni visado ni pasaporte que respaldara su identidad.
  9. Pero creo que las personas que decidieron hospedarse en un país centroamericano sin nada más que una cabaña planearon menos su viaje lunamielero. Entre las lluvias de la noche y el calor del día, sin aire acondicionado, no fue la mejor forma de celebrar.
  10. En último lugar, aunque el más importante de todos, está lo del seguro de viajeros. Si vas a agencias de viajes de calidad, ellas se van a encargar de conseguirlo. Pero si vas por cuenta propia, te arriesgas a olvidarlo y quedar desprotegido ante lo inesperado que ocurra.