De refacciones a los autos más feos del mundo

 

Hace algunas semanas, tuve que salir para buscar algunos proveedores de refacciones para mi auto, pues tuve un problema al caer en uno de los tantos baches que se pueden encontrar a lo largo y ancho de la Ciudad de México. Durante este trayecto en el que buscaba una tienda, curiosamente me encontré con una de las tantas exposiciones que hay en esta ciudad, y justamente era de coches, por lo que decidí poner una pequeña pausa a mi búsqueda para caminar por esta expo, para conocer un poco más sobre coches. Mientras más caminaba, me topaba con más coches que eran realmente viejitos, había algunos verdaderamente bellos, eso no lo puedo negar, pero también había otros que parecían no estar en muy buen estado.

A cada paso que daba en esta exposición, solamente podía pensar en cómo era posible que hubiera personas que dedicaran gran parte de sus recursos y de su vida al cuidado de uno de estos autos, y peor tantito, son autos que ni siquiera conducen, simplemente los cuidan para llevarlos de exposición en exposición, pero nada más que eso. En fin, después de meditarlo detenidamente llegué a la conclusión de que eso es algo que yo nunca haría, y mucho menos si es con uno de los autos feos que estaban exhibidos. Con la curiosidad que me caracteriza, llegué a casa para poder investigar un poco sobre los coches más feos que se hayan creado en algún punto de la historia, y ahora, les compartiré mis resultados.

Uno de los coches más feos jamás creados sin duda alguna es el Mercury Zephyr del año 1978. La palabra Zephyr se derivó de uno de los tantos dioses que existen dentro de la mitología griega, el dios Zephyrus que siempre que aparecía, traía una fresca brisa. Desafortunadamente, esto no era lo que sucedía con este auto, ya que en vez de ir repartiendo frescura y vida, parecía ir matando todas las plantas que tenía a sus alrededores. De igual forma, cuando estaba investigando un poco más sobre la historia de este auto, logré encontrarme con una entrevista que fue realizada al dueño de una tienda de auto que es conocida por todo Estados Unidos, y esta persona dijo que este auto es el ejemplo ideal para demostrar que el mundo sufrió mucho en cuestión a diseños de autos en la década de los 70s.

Uno de los peores modelos jamás creados por la fábrica de Ford en toda la historia es el Edsel Corsair de 1958, y esto a pesar de que la inversión que se le dio a este auto era histórica para aquellos tiempos, algo que seguramente los dirigentes de aquella empresa siguen lamentando hasta la fecha. Este auto recibió este nombre como forma de homenaje al hijo del fundador de la empresa, Henry Ford y por esta razón fue que se destinaron tantos recursos al desarrollo de este vehículo que a final de cuentas no tuvo las ventas que se habían proyectado, pues la gran mayoría de la gente pensaba que el modelo era verdaderamente horroroso. El Corsair era uno de los autos más lujosos que se habían elaborado de toda la marca Edsel, pero de nada valió tanta decoración y tanto adorno que le pusieron al auto, pues el auto en realidad nunca fue bien recibido por la gente, siendo esta la razón por la cual la línea entera desapareció apenas tres años después de su lanzamiento al mercado.

El Pontiac Trans Sport que fue lanzado en 1990, pero antes de ese año, cuando apenas se lanzó el concepto de lo que sería este auto, fue muy bien recibido por la gente, por lo que la empresa continuó con su fabricación con unas expectativas de venta muy altas. Desafortunadamente, esto simplemente no sucedió, ya que cuando este auto fue terminado en su totalidad, se percataron de que el modelo realmente estaba muy feo, y esta fue la razón para que su fabricación se detuviera. Posiblemente sea difícil imaginarse la forma de este auto, por lo que les daré una pequeña pista para que sepan de qué es lo que estamos hablando. Seguramente recuerdan las pequeñas aspiradoras de mano que estaban de moda en aquellos años, pues justamente eso era lo que parecía este auto, y por esta razón se le conoció como el auto aspiradora.

Por lo general, cuando se habla de un auto Aston Martin, se habla de un auto deportivo muy elegante y atractivo, pero ese no es el caso del Aston Martin Lagonda de 1982. Generalmente, este auto es relacionado con un agente secreto a servicio de la reina, en Inglaterra, obviamente hablo de James Bond, por lo que su auto suele ser de gran clase y altamente sofisticado, pero este auto en particular no lo es. El Lagonda fue un error de esta compañía, ya que se esperaba que fuera un auto que marcara el rumbo de la industria automotriz a futuro, pero no logró ser más que un auto feo.